Acciones para detener la deforestación

Acciones para detener la deforestación
Deforestación Amazonia

Cualquier incendio es terrible y devastador en sus consecuencias en cualquier parte del mundo, pero voy hacer un hincapié especial en el que se está produciendo en la selva del Amazonas porque es, ni más ni menos, uno de los grandes pulmones de la Tierra, y se está quemando a una velocidad aterradora.

La selva amazónica se calcula que tiene una extensión de unos 7 000 000 km², lo que correspondería a la mitad de todo Estados Unidos. Además, produce más de un 20% de la cantidad de oxígeno que en la atmósfera. Es tan importante porque mantiene el equilibrio climático, es decir, los ingresos y salidas de CO2 y de O2 están equilibrados. Por eso, es de vital importancia para frenar el cambio climático.

Las estadísticas dicen que en este 2019 se han producido más de 40.000 incendios en la zona de la Amazonia brasileña; de hecho, nunca antes se habían registrado tantos. Un récord siniestro que ya supera los más de 71.000 focos en todo el país, que justo se inicia con el mandato de Bolsonaro y la promesa del desarrollo de esa zona para la agricultura, industrias madereras y la minería.

Los árboles son vitales para preservar la vida en la Tierra, pero como todos sabemos, también están siendo destruidos a una velocidad alarmante. Muchas de las decisiones que hacemos en nuestro día a día cuando comemos, compramos, o incluso conducimos, están inducidas por la deforestación.

¿Qué es la deforestación?

La deforestación es la destrucción de los bosques producida principalmente por la tala de árboles para la obtención de madera.

También se talan y queman los árboles de forma masiva para disponer de suelo para la agricultura, la minería y la ganadería.

¿Para qué sirven los árboles?

  • Los árboles producen oxígeno que nosotros usamos para respirar.
  • En 10 horas, una hectárea de árboles produce oxígeno para 400 personas.
  • Los árboles envían la humedad del ambiente a los mantos acuíferos creando así agua subterránea que extraemos para el consumo humano.
  • Los árboles nos dan sombra en verano y nos protegen de la lluvia y el viento.
  • Además, los árboles tienen muchos beneficios para nuestra salud que puedes conocer en mi artículo beneficios de la naturaleza para la salud.
  • Son muchas las funciones de los árboles que contribuyen al equilibrio de nuestros ecosistemas. Sin embargo, estamos acabando con ellos.

Consecuencias de la tala de árboles

  • Deforestación del Amazonas
  • La Selva Amazónica es el bosque más grande del planeta y ya ha perdido el 18% de su superficie y su destrucción continúa.
  • Si seguimos con este ritmo de deforestación masiva, la mitad de la Selva Amazónica podría desaparecer para el año 2050.
  • Las mayores amenazas para la Selva Amazónica son el comercio ilegal de la madera y la expansión de los cultivos de soja. Por desgracia, la Selva Amazónica no es el único ejemplo de deforestación.

En muchos países, la deforestación causa la extinción de muchas especies, desertificación y desplazamiento de poblaciones indígenas.

Entonces, ¿Cómo prevenir la deforestación de los bosques? ¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros? A continuación, te explico cómo evitar la deforestación con acciones ecológicas sencillas.

  • Si necesitas comprar algún producto elaborado con madera, fíjate que lleve el certificado FSC. De este modo, estará garantizado que proviene de bosques que están bien gestionados.
  • Utiliza materiales que sean alternativos a la madera.
  • En la actualidad, existen muchas opciones alternativas que quedan muy bien incluso para muebles, sin tener que recurrir a la madera. Estos materiales son:
  • Cáñamo.
  • Duralmond (un material elaborado con cáscaras de nueces o almendras y resina).
  • Bambú.
  • Reciclar y reutilizar: Es básico para la conservación del planeta. Se puede reutilizar la madera una vez que no la usamos y la queremos usar de otro modo, muebles incluidos. Y recuerda reciclar el papel para que no se haga nuevo.
  • Usa combustibles limpios para cocinar y calentar.
  • Evita usar leña para cocinar o para calentar. De este modo, lograremos varios efectos positivos para el medio ambiente, como lo son: reducir la contaminación, reducir el riesgo de incendios y evitar la tala de árboles.