Agricultura Ecológica en el Perú

Fidel Sánchez Alayo
Fidel Sánchez Alayo

Para empezar, ¿Habías oído hablar antes sobre la agricultura ecológica? ¿Sabes lo que es? ¿Qué ventajas y beneficios aportan?. Sigue leyendo el post para que te enteres más sobre este tema.

¿Qué es la agricultura ecológica?

La agricultura ecológica, también conocida como agricultura biológica u orgánica, es el cultivo de una explotación agrícola utilizando recursos naturales sin emplear productos químicos u organismos genéticamente modificados, lo que respeta el medio ambiente y conserva o mejora la fertilidad del suelo asegurando la obtención de alimentos saludables de máxima calidad y libres de residuos químicos.

La agricultura ecológica es más que nada no usar agroquímicos, esto se logra diseñando una chacra en la cual todos los elementos estén interrelacionados, como la identificación de los cultivos que vas a obtener, cómo los vas a disponer dentro de la chacra, cómo los vas a combinar en un primer instante y luego con el tiempo cómo los vas a ir rotando y cómo vas a poder integrarlos con los cultivos crianzas.

La agricultura ecológica trata de respetar los ciclos naturales de cada producto, evitando así transformar de una manera radical el medio ambiente y se adapta a la capacidad de producción de la tierra permitiendo la renovación de los recursos naturales y no busca solamente la productividad sino la sostenibilidad de la producción.

Para ello, la agricultura ecológica se basa en una serie de objetivos y principios, así como en unas prácticas comunes diseñadas para minimizar el impacto humano en el medio ambiente, mientras se asegura que el sistema agrícola funcione de la forma más natural posible:

  • No utilizar organismos genéticamente modificados.
  • No usar pesticidas ni fertilizantes,  químicos o sintéticos.
  • Rotación de cultivos como prerrequisito para el uso eficiente de los recursos.
  • Prohibición del uso de organismos modificados genéticamente.
  • Aprovechamiento de los recursos, tales como el estiércol para la fertilización o alimentos para el ganado producidos en la propia granja.
  • Selección de especies vegetales y animales resistentes a enfermedades y adaptadas a las condiciones locales.
  • Cría de ganado en zonas al aire libre y espacios abiertos y alimentación ecológica.
  • Uso de prácticas apropiadas para la cría de diferentes especies de ganado.

Si aún no sabes que beneficios y ventajas nos brinda la agricultura ecológica, te haré una breve mención de ellas a continuación:

  • Una de las ventajas de este tipo de agricultura es la preservación de la fertilidad de los suelos utilizados para el cultivo, ya que no se utilizan abonos químicos ni fertilizantes artificiales.
  • La agricultura ecológica reduce el uso de pesticidas en un 97% y el de energía y fertilizantes en un 34-53%.
  • Se reduce el impacto de erosión de los suelos al ser un tipo de cultivo que no solo fertiliza la tierra, sino que la protege de la desertificación al favorecer la retención del agua, además de no contaminar los acuíferos. Los hábitats de los animales silvestres tampoco son dañados.
  • La agricultura ecológica pretende potenciar la calidad nutritiva de los alimentos haciendo que no pierdan su valor proteico ni vitamínico. 
  • La agricultura ecológica conlleva un menor coste energético que la tradicional y contribuye a la biodiversidad, ya que es autosuficiente.
  • Permite racionalizar la comercialización y ayuda a los negocios familiares, lo que ha permitido su espectacular desarrollo en los últimos años.
  • Por último, a los beneficios ecológicos hay que sumar los beneficios sociales, ya que genera puestos de trabajo, y en cuanto a los beneficios económicos, conlleva divisas de exportación al ser considerada una actividad de valor añadido. Este tipo de agricultura devuelve al agricultor la gestión de sus tierras sin intermediarios ni dependencias.

Importancia de la agricultura ecológica

¿Por qué es tan importante la agricultura ecológica? Porque gracias a que utiliza técnicas de conservación y mejora de la calidad del suelo, no utiliza químicos de síntesis y garantiza alimentos de mayor calidad, consigue un ecosistema social y ecológico sostenible.

Ahora, hablemos de las diferencias entre la agricultura convencional y la agricultura ecológica para así tener un panorama más amplio y darnos cuenta de lo importante que es la agricultura ecológica.

La agricultura convencional, también conocida como agricultura industrial, es un sistema de producción que necesita de un alto consumo de productos químicos. No tiene un uso restringido para la utilización de agroquímicos. Para que su sistema productivo  natural de resultados debe depender de abonos químicos sintéticos, energía fósil, y pesticidas.

El medio ambiente no es su principal preocupación, aunque existe una conciencia cada vez mayor, esto puede ser  debido a la fuerza que va ganando la agricultura ecológica. En este tipo de agricultura lo que interesa son las grandes producciones y el mayor beneficio al productor.

Los tratamientos que requisa este tipo de producción son negativos para las tierras, comenzando por la disminución de la fertilidad natural y el debilitamiento de los suelos a causa de su estructura y equilibrio biótico. La toxicidad de los productos agrarios nos afecta directamente, ya que se puede convertir en un riesgo para la salud.

En la agricultura convencional se usa agroquímicos o fertilizantes como la uria, con alta concentración de nitrógeno que destruye los seres vivos que hay en suelo, porque es un ácido y perjudica al agricultor, pues el nitrógeno en exceso en las plantas significa una gran cantidad de plagas y enfermedades, y el agricultor tiene que usar gran cantidad de pesticidas. En cambio, cuando se hace las cosas según las leyes de la naturaleza, se evita las plagas y se tiene un producto más completo, con todos los nutrientes que se necesita para la salud.

Perú, un país exportador

El Perú es un país exportador por excelencia teniendo como tercer producto principal de exportación al cacao ecológico luego del café y el banano, cuya calidad se logra con una agricultura ecológica eficiente.

Sería interesante poder desarrollar una industria local de productos derivados del cacao, porque tenemos el cayú, el maní, las pecanas, nueces, con los cuales podríamos hacer excelentes chocolates. Asimismo, el mercado internacional cada vez se vuelve más exigente en la calidad de los productos, por lo cual el café orgánico y los otros productos orgánicos que exportemos son nuestra bandera en el mundo.

Nuestro gran reto del siglo XXI debe ser tener un aumento en la cantidad de producción, pero consiguiendo una mayor calidad de los alimentos producidos, y todo ello con la finalidad de lograr un menor impacto ambiental.