Agricultura y Ganadería Sostenible

Agricultura y ganadería sostenible
Agricultura y ganadería sostenible

¿Sigue siendo tan importante la agricultura hoy en día como siempre lo ha sido? Las estadísticas de la FAO revelan que en los inicios del nuevo milenio 2 570 millones de personas dependen de la agricultura, la caza, la pesca o la silvicultura para su subsistencia, incluidas las que se dedican activamente a esas tareas y sus familiares a cargo sin trabajo. (Representan el 42 por ciento de la humanidad). La agricultura impulsa la economía de la mayoría de los países en desarrollo. En los países industrializados, tan sólo las exportaciones agrícolas ascendieron aproximadamente a 290 000 millones de dólares EE.UU. en 2001. Históricamente, muy pocos países han experimentado un rápido crecimiento económico y una reducción de la pobreza que no hayan estado precedidos o acompañados del crecimiento agrícola.

Por otro lado, se estima que la ganadería es la principal fuente de ingresos de alrededor de 200 millones de familias de pequeños productores en Asia, África y América Latina, y es la única fuente de subsistencia para al menos 20 millones de familias. Si a esto se suman los medianos productores las cifras bien podrían duplicarse. En estos sistemas, los principales problemas que se enfrentan son creciente degradación de las pasturas y su consecuente pérdida de productividad, la deforestación, una creciente dependencia de insumos externos, tecnología y material genético, alta incidencia de enfermedades y deficiencias de organización y comercialización.

El proceso de expansión de la ganadería que están viviendo los países de América Latina, representa tanto una oportunidad como una amenaza para el desarrollo sustentable de la región. Por un lado, es una oportunidad para generar riqueza y mitigar la pobreza si se toman las decisiones políticas adecuadas y se promueven sistemas de producción ganaderos sustentables y amigables con el ambiente. Por el otro, es una amenaza si la expansión de la actividad continúa sin considerar los costos ambientales y los potenciales efectos de marginalización de los pequeños productores.

Las proyecciones actuales indican que el consumo de carne a nivel mundial se duplicará en los próximos 20 años. Aunque es una buena noticia para la seguridad alimentaria de millones de personas, enfrentar esa demanda presionará el avance de la frontera agrícola-ganadera a zonas de mayor vulnerabilidad ambiental.

¿Qué es la ganadería sostenible o sustentable?

Ganadería sustentable es el término del que se habla actualmente y con frecuencia en el sector pecuario. Sin embargo, no todos los productores saben a qué hace referencia y sus bondades.

La ganadería sostenible es aquella que es perdurable en el tiempo y que mantiene un nivel de producción sin perjudicar al medio ambiente o al ecosistema.

¿Por qué surge la ganadería sustentable?

Ella surge porque la población mundial sigue en crecimiento y requiere más volúmenes de los alimentos que se producen en el campo. Pero esa búsqueda de comida se ha realizado a lo largo de la historia con prácticas inadecuadas que ponen en riesgo el medio ambiente.

Cuando se afecta negativamente al medio ambiente, se tienen consecuencias al alterar el suelo y la tierra. Estos se degradan y eso hace que la ganadería no sea sustentable o sostenible en el tiempo. Entonces, deja de ser sostenible en el tiempo la rentabilidad de la posesión porque con áreas degradadas no crece pasto y sin pasto no hay leche y carne. Además, el uso excesivo de químicos para tratar de recuperar suelos afecta directamente al ser humano por los residuos que de ellos quedan en los alimentos.

Su importancia social radica en que el número de pobres dedicados a las actividades pecuarias se calculan en 987 millones de habitantes el 15.2% de la población mundial al 2006 (6,500 millones de habitantes) y 1,300 millones (20%) de habitantes totales dedicados a la actividad pecuaria.

En el mismo contexto social se considera que el ganado recibe 77 millones de toneladas de proteínas anuales, provenientes de  cereales y aporta a la dieta humana solo 58 millones de toneladas, sin embargo cita que el valor biológico de las proteínas dista mucho de ser el mismo, considerándose como de mayor valor biológico las provenientes de los productos animales.

En la dimensión de salud, la ganadería contribuye al consumo alimentario con un total de 477 kilocalorías por persona al día o el 17% del consumo diario medio de Energía y de 25 gramos por persona al día lo cual es 0,33% del consumo diario medio de Proteína.

Estas contribuciones se dan en un medio donde 864 millones de habitantes (13.3%), padecen de desnutrición o malnutrición, y los productos de origen animal pueden ser una solución. Y al inverso para 1000 millones de personas (15.4%) con sobrepeso y 300 millones de personas obesas (4.61%), dichos productos representan una de sus causas.

A continuación estas 10 características son un buen modo general de ver la ganadería sostenible:

  • La energía utilizada debe ser eficiente y disponible a bajo costo como solar, eólica, tracción animal, materia orgánica etc.
  • El tamaño del promedio debe ser adecuado a las necesidades del núcleo familiar o comunitario.
  • El uso de insumos debe ser mínimo, privilegiando el uso de recursos locales y reduciendo al máximo la dependencia del mercado de insumos.
  • El uso de la mano de obra debe ser principalmente familiar y/o comunitaria.
  • Los productos deben ser de alta diversidad, para reducir riesgos integrando una cantidad equilibrada de componentes agrícolas, pecuarios y forestales.
  • La cantidad de productos debe ser alta para cubrir las necesidades de auto consumo familiar y atender la demanda del mercado local y nacional.
  • Los costos de producción deben ser bajos, proporcionando ganancias que permitan cubrir necesidades materiales y mantener un buen nivel de vida familiar y comunitario.
  • Los deshechos producidos pueden ser reciclados en la misma propiedad y no deben generar contaminación.
  • La tecnología utilizada debe ser basada en insumos biológicos, prácticas preventivas, obras de conservación de suelos, diseño de cultivos, herramientas y maquinarias que aumenten la productividad de la mano de obra familiar.
  • Las comunidades deben ser organizadas con participación activa e igualitaria de sus miembros.

Se deben implementar sistemas físicos para que puedan ayudar a cumplir los requisitos de una ganadería sostenible, como los siguientes:

  • Conservación del suelo. Con la aplicación de la labranza de conservación y el uso de estiércol, compost y cachaza. Estas técnicas ayudan a conservar el suelo, la unidad básica de la vida.
  • Manejo adecuado de los pastos.
  • Mejor aprovechamiento del agua. Con un sistema integral de microcuencas, disponiendo adecuadamente las aguas residuales y las corrientes de agua, y almacenando el agua de lluvia.
  • Ordenación de los cultivos.
  • Fuentes alternativas de energía. Como tracción animal, biogás y energía solar.