Cómo aplicar la responsabilidad social a tu empresa

Fidel Sánchez Alayo Responsabilidad Social
Fidel Sánchez Alayo Responsabilidad Social

Cada vez son más los consumidores que se preocupan por los temas sociales y medioambientales, por lo que cada vez es más importante que también lo hagan las empresas, tanto por el bien común como para conseguir más clientes que confíen en ellas y que las respeten.

Hacer que la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) sea parte del core business no es fácil. El tema ha evolucionado y hoy tiene que ver con la forma en como la empresa está impactado a sus comunidades. Hoy es ese ADN que es parte de todas las estrategias de negocio, desde el concepto hasta el análisis de implementación.

Acciones de Responsabilidad Social que debes aplicar:

  • Protección del medio ambiente: Por pequeña que sea una empresa, todas generan impacto en su entorno más o menos próximo. En este sentido, es importante que las empresas intenten:

Ser eficientes en el consumo de agua

Buscar la eficiencia en el consumo energético

Usar energías renovables.

Realizar compras verdes.

Implantar un Sistema de Gestión Medioambiental ISO 14000, que permita coordinar todas las acciones en materia de respeto por el Medio Ambiente.

  • Inversión social: en este ámbito cualquier PYME puede:

Patrocinar equipos deportivos de la zona en la que desarrollan su actividad.

Participar en los actos sociales o culturales convocados por asociaciones u otros organismos.

Favorecer visitas de estudiantes a tus instalaciones.

Difundir su Responsabilidad Social Corporativa y apoyar a otras PYMES a ponerla en marcha en su empresa.

Hacer donaciones a ONG´s y/o otros colectivos.

Realizar proyectos sociales locales, nacionales o internacionales.

Asimismo, deben asegurarse de que realizan acciones que no superen los requisitos mínimos exigidos por la Ley en materia medioambiental. Por ejemplo:

Controlar las emisiones que realizas a la atmósfera.

Utilizar sistemas de depuración si se realizan vertidos al agua.

Realizar una correcta gestión de los residuos peligrosos.

Responsabilidad social con los empleados

Las políticas de responsabilidad social internas son uno de los primeros aspectos a tener en cuenta si se quiere ser coherente, es decir, aplicándolas en la misma empresa y sus trabajadores, con unas políticas de trabajo justas y unas condiciones no abusivas, que a la larga pueden redundar en una mayor satisfacción y productividad.

De forma particular, se pueden incluir como parte de una política de RSE acciones como permitir la flexibilidad laboral y el teletrabajo, y definir claramente una política salarial transparente y una posibilidad de forjarse una carrera profesional con igualdad de oportunidades para todos. Asimismo, se puede impartir formación a los trabajadores para mejorar su nivel profesional, establecer un sistema fácil y claro de comunicación entre estamentos donde realmente la voz de los empleados sea escuchada, y organizar actividades de convivencia o que mejoren el buen clima en el equipo de trabajo.

Responsabilidad social con los clientes

Una política de responsabilidad social con los clientes incluye ser transparente con los procesos empresariales y de fabricación de los productos o puesta en marcha de los servicios. Además, las campañas promocionales y de marketing deberían ofrecer una información real y no llevar a engaño o confusión a propósito. En caso de que haya clientes descontentos, debe haber bien definida de antemano una política de devoluciones y reclamaciones.

Responsabilidad social hacia la sociedad en general

El principal motivo por el que se constituyen las empresas es el lucro, pero hoy en día se espera algo más de estas por parte de la sociedad. Ya no vale solo con generar riqueza o empleo, sino que en una sociedad moderna es de esperar que las empresas muestren sensibilidad hacia los territorios en los que se asientan. Por ello, no son pocas las que se vuelcan en el patrocinio de actividades culturales, deportivas o todas aquellas que dinamicen la sociedad de alguna forma.

También se consideran buenas prácticas la contratación de personas en riesgo de exclusión del mercado laboral, ya sea por edad, por discapacidad o por cualquier otro motivo, así como la formación de personal joven a través de programas formativos, incluso con posibilidad de contratación, que no consistan en la práctica en aprovecharse simplemente del bajo sueldo de los becarios sin brindarles una oportunidad real en la empresa.

Algunos beneficios de ser una empresa socialmente responsable:

1. Mayor productividad

Antes de ser responsables con la sociedad y el ambiente, las empresas deben comenzar siendo responsables con sus recursos humanos. Al crear un ambiente laboral donde se beneficien todas las partes, los empleados serán más productivos en el día a día. A mediano y a largo plazo, esto conduce a mejores niveles de retención y por lo tanto, menores niveles de rotación de personal.

2. Lealtad con los clientes

La regla básica para obtener clientes habituales es cumpliendo con tu promesa de calidad de servicio y productos. Si además de eso les demuestras que te preocupa el bienestar social, la lealtad de tus clientes alcanzará un nivel superior. Además de ser tus clientes regulares, se convertirán en promotores de tu marca.

3. Mejor imagen y credibilidad

Las empresas que respetan a su recurso humano y a las comunidades que le rodean se ganan el respeto de la sociedad. Ser sólidos con las responsabilidades adquiridas genera confianza y credibilidad. Además, proyecta una imagen pública que contribuye a la sostenibilidad económica de tu empresa.

4. Ventaja Competitiva

Estudiosos del tema afirman que los consumidores establecen una relación positiva con las empresas socialmente responsables. La razón es que la Responsabilidad Social Empresarial agrega valor al consumidor; ya sea valor emocional, valor social o valor funcional. En otras palabras, contar con clientes leales se convierte en un activo intangible para las empresas, lo cual les brinda una ventaja competitiva ante otras marcas.